Buscar
  • haridian

GET FOCUS

Hace unas semanas escuchaba el episodio de un podcast en el que se hablamos de "estar enfocado" y me ha hecho reflexionar.


Mantener el foco en lo que deseas es realmente trabajoso. El trabajo no reside tanto en enfocarte en eso que quieres, sino en no enfocarte en todo lo demás.

Te pondré un ejemplo. Hace unos días comía con unos amigos en un restaurante de Donosti. Comimos una comida riquísima, en mi caso una crema de raíces y secreto con puré de manzana y ensalada de col (me encanta la ensalada de col). Hacía solete así que decidimos tomarnos el café de después en la terraza. Unas vistas preciosas, árboles, arbustos, alguna casa lejana,... vamos, un pequeño paraíso. El problema del paraíso es que a veces está en obras y las máquinas hacían ese ruido insoportable.


Manteníamos una agradable conversación cuando uno de nosotros se percató del ruido, hasta entonces, no me di cuenta de que había máquinas trabajando, ni del ruido, estaba totalmente enfocada en mis amigos y en su conversación. A partir de ese momento, los cuatro tomamos caminos distintos; a algunos les era imposible seguir la conversación porque su foco estaba dividido, a otros les resultó sencillo enfocarse en la conversación omitiendo las obras.


Cuando en la vida decidimos nuestros propósitos y nuestros focos, sean cuales sean, debemos hacer un gran esfuerzo por no escuchar las obras, que las habrá y a veces a mansalva, para poder seguir centrados y enfocados. Nuestra familia, nuestro trabajo, nuestro libro, nuestro entrenamiento,...


En ocasiones sí está en nuestra mano quitar distracciones, por ejemplo, cuando necesitamos concentrarnos en algo (una lectura, un trabajo) y sin embargo nuestro alrededor está desordenado y no podemos más que ponernos a ordenarlo antes de empezar con lo demás.


Sin duda, es más sencillo en este caso quitar las distracciones y después ponernos con lo demás.

Pero a veces, dejamos nuestro foco de lado y nos centramos en ellas, las distracciones.

Otra veces es imposible quitarnos las distracciones o los quebraderos de cabeza del trabajo y sin voluntad propia nos los llevamos a casa, y nos molestan mientras cocinamos, dormimos, leemos, charlamos,... en este punto es donde debemos hacer la dura tarea de poner FOCO en eso que queremos.


Nunca dije que esto fuera fácil, pero si conseguimos aprender a enfocar aun cuando haya distracciones que no podemos eliminar, habremos dado un salto cualitativo increíble en nuestra vida.


¡No pierdas tu foco!


Haridian

37 vistas