Buscar
  • haridian

¿Autosuficientes o sociales?

Actualizado: jul 6

Una de las cosas de las que nos hemos dado cuenta en la cuarentena es que somos capaces de hacer muchas cosas solas. Nos hemos vuelto más autosuficientes.


Ahora nos depilamos en casa, con cuchilla, con cera o con la máquina eléctrica. Nos teñimos el pelo (algunas). Hacemos pan. Preparamos la tarta de cumpleaños. Nos ponemos el aperitivo; aceitunitas, pinchos de txistorra, una cervecita o una copa de vino. Hacemos pizza casera los “fridaypizza”. Hacemos deporte con botellas de agua. Usamos la videollamada. Leemos el periódico en el móvil o en el ordenador. Cosemos los rotos de los pantalones. Pedimos libros por amazon.


la verdad es que siempre hemos sido autosuficientes.

Antes de la cuarentena tambien lo éramos, la diferencia es que no lo hacíamos porque en el fondo somos sociales hasta la médula.


Yo me depilo con Edurne, no por el hecho de depilarme en sí, sino porque puedo charlar con ella en su cabina y hablar de temas del alma. Me tiño el pelo porque puedo estar con Ana y Leire en su peluquería mientras veo pasar a las clientes. Compro el pan donde Marijo, porque charlamos y me llevo el olor a rosquillas recién hechas. Encargo tartas de cumpleaños a Ainara porque es una artista del foundant.


No hago aperitivos en casa porque me encantan las croquetas del Ainhoa y las rabas del Albi, que está en la plaza. Todos los domingos se llena de gente y me gusta saludar con una sonrisa a mi gente conocida y sacar cualquier “temachorra” que me permita intercambiar alguna palabra. No hago pizzas en casa porque el Amairu hace las mejores pizzas del mundo y me encanta cuando Cristina me saluda con una sonrisa al ir a recogerlas.


Lo guay del deporte es hacerlo acompañado, pasear con Elena (que habíamos empezado con una rutina estupenda), mientras damos vueltas por el pueblo y hablamos, al acabar no soy capaz de replicar el circuito porque me he metido en tal burbuja de entusiasmo que sólo estoy a eso. No usamos la videollamada con amigos porque no hacemos más que quedar, a cenar, a pasear, a comer, a tomar un café, a charlar, a organizar planes.


No leemos el periódico en el móvil porque Amaia a demás de vender prensa, lotería, libros, juegos, material de oficina que me chifla, charla. Charlamos y nos sinceramos. Nos intercambiamos trufas y agradecimientos. No cosemos los pantalones en casa porque Loli hace arreglos y así puedo kuskuxear la tienda.


Y por último, no pedimos libros por amazon porque el aire de la biblioteca de Lekunberri es único, puedo estar con Inma. Simplemente puedo estar con Inma.


No sé tú, pero yo soy más social que autosuficiente.

Haridian

0 vistas