Buscar
  • haridian

Mierda de dinosaurio

No me imaginaba a mi misma escribiendo este artículo. El cáncer me arrebató lo que más quería, a mi madre, y mi cabreo se tradujo en no nombrarlo. Silenciarme hacia él como castigo. Como si esto sirviera de algo, ilusa.


Sin embargo en el último mes, a dos amigas muy especiales les han detectado cáncer de mama y estoy tan enfadada, tan furiosa, tan decepcionada, tan desilusionada, que he decidido pronunciarme.


El cáncer, como decía mi madre, es como si te cayera una mierda de dinosaurio encima. Así, sin avisar, PLAFFFF, y te ves cubierta de mierda. Es doloroso, repugnante y la mayor pesadilla a la que nos enfrentamos.




Siento miedo. Pienso en probabilidades. Veo amenazas. Somos frágiles, mucho más si cabe. Unos seres insignificantes, que gracias a los avances en medicina y ciencia, hemos conseguido aumentar nuestro bienestar y alargar el promedio de vida de muchas personas. Aun así, somos seres diminutos, hormigas en el desierto, indefensas y susceptibles a que nos caiga la mierda de dinosaurio encima.


Pero, ¿sabes qué?

nos vamos a agarrar a la vida que la vida nos deje vivir

Vamos a agradecer respirar, comer nuestra comida favorita, el calor del sol. No demos nada por sentado, porque nada lo está. Todo es delicado y maravilloso a la vez.


Me despido deseando que a nadie nos caiga una mierda de dinosaurio encima e invitándote a disfrutar de todo. Besa, ama, siente la piel, susurra, baila, lánzate, no tienes nada que perder, o sí...


A todas las mujeres que han pasado, están pasando o pasarán un cáncer de mamá, les lanzo una delicada cuerda, un suave lazo de raso mejor, para con mis fuerzas sacarlas de la mierda con mucho amor. Amor. Fe. Esperanza.



Os quiero. Gracias por estar ahí.

Haridian


72 vistas2 comentarios