• haridian

Gratitud

Cuando agradecemos no hay espacio para la queja, así que el beneficio es inmenso. Ya lo dice el refrán: es de bien nacidos ser agradecidos.


Te aseguro que tenemos mucho que agradecer, incluso cuando estamos pasando por momentos delicados el agradecimiento nos ayudará a salir a flote.


Debes por costumbre comenzar y finalizar el día con agradecimientos.

Esto oxigenará tus pensamientos y te ayudará a valorar todo lo bueno que te rodea y sentirme mejor.


Las palabras se las lleva el viento, decían, y hasta que seamos capaces de hacer el agradecimiento en voz alta o mentalmente y que tenga impacto inmediato en nosotras, te aconsejo que lo escribas.



Hazte con un bloc de notas, un cuaderno sencillo y un boli que te guste y titúlado: Diario de Gratitud. Fechando cada día y anotanto los motivos por los que te sientes agradecida ese día. Tener que buscar y rebuscar esos motivos, que a veces brillan por su ausencia, hace que tengas que abrir la carpeta mental de "vibraciones positivas". Beneficioso, ¿no?


Comencé mi diario de gratitud en 2018 y con el paso del tiempo ese cuaderno se vuelve un tesoro. Puedes revisarlo y tomar conciencia de todo por lo que debes sentirte agradecida.


El agradecimiento desvanece la tristeza, la queja, la ira y el enfado, el malestar y a nuestro enanito gruñón se lo ventila en un abrir y cerrar de ojos.


Puedes sentirte orgullosa de tus hijos, de tu familia, del trabajo que tienes, del entorno en el que vives. Puedes agradecer estar viva, tener salud, habilidades, amigos, tu casa o incluso puedes agradecer respirar, caminar descalza por la playa, pasear por el monte, poder cocinar y elegir qué cocinar.


Infinidad de agradecimientos que sin duda serán muy positivos para empezar y acabar el día.


Gracias por estar ahí.

Haridian



0 vistas